BUSCAR NOTICIAS POR
  • Martincito Aguerre con Pololine

  • Martincito Aguerre con Pololine

  • Martincito Aguerre con Pololine

Martincito Aguerre con Pololine
Martincito Aguerre con PololineMartincito Aguerre con Pololine

Martincito Aguerre con Pololine

"Con el Abierto de 10 equipos se nos abrieron muchas puertas"

Noviembre 16, 2017
Noviembre 16, 2017
Martincito Aguerre se ha convertido en los últimos años en uno de los clásicos animadores del la temporada de polo en Francia. Junto al equipo del patron Tommy Rinderknecht, ha logrado imponerse en varios de los certámenes más importantes, como por ejemplo el Open de France. En Argentina, donde ha aprovechado para jugar junto al mencionado patron la Thai Polo Cup, el torneo de patrones más importante de la temporada argentina, dialogó con Pololine y se refirió también a su presencia como suplente de La Esquina Los Machitos en el Abierto Argentino.

"Empecé de muy chiquito, era fanático, enfermo, hincha número 1 de papá, y lo único que quería era subirme a un caballo a taquear; era el mejor programa que me podía pasar. Afuera empecé en Inglaterra en el Berkshire, con alguna yegua de un patrón de papá. Tendría 5 o 6 años en ese momento. Papá en esa época jugaba el alto y el mediano en Inglaterra, tenía varios caballos, estaba bien montado”, recuerda Martincito. Y prosigue: "Mi tío siempre fue y es mi ídolo en el polo, un poco mi referente, un crack como polista, como criador, un tipo que es impresionante lo que ha logrado, esta bueno tenerlo tan cerca”.

-¿Cómo fueron tus primeros viajes afuera?
-A mi primer viaje fui de petisero, como ayudante de Mariano a Estados Unidos, a Greenwich. Pero antes de eso me llevó Fede Español dos meses a jugar a Barcelona, que creo que fueron los mejores dos meses de mi vida. Vivia con él, y la pasé impresionante, tenía 15 años. Fui desde 2005 o 2006 hasta 2010 con Mariano a Estados Unidos, a White Birch. Jugaba las 20 goles, las 26, estaba ahí medio en la organización con ellos. Y en 2011 me llamó Tommy (Rinderknecht) para empezar a jugar con él, que había jugado con papá unos 14 años. Y ahí fui a Francia con él la primera vez, y desde ahí seguimos yendo. Desde que empecé, hacemos la misma temporada: Chantilly, St Tropez, Deauville, y después a Chantilly en septiembre de nuevo.

-¿Cómo están organizados en Francia?
-Tommy se compró un campo en Sanlis, cerca de Chantilly. Ahora me armé bastante bien, tengo algunas yeguas nuevas que voy haciendo durante la temporada, tengo el lote de jugadoras, que son 12 ahora, y unas yeguas viejas que estaban buenas, que le compré a Lucas Monteverde, y algunas mias. Tengo una manadita de 3 ahí con un padrillo. En Argentina estoy un poco más organizado, hago embriones, me ayudan mucho Los Machitos y Naco Taverna.

-¿Cómo ves la actualidad y el nivel de polo en Francia?
-El cambio en Francia fue positivo desde el nivel de polo hasta en las organizaciones. Hoy con caballada no le mentis a nadie. O estás bien montado, o no ganás; si no, te aburrís de perder. Está bueno para mejorar, pero es bravo, porque tenés que salir a organizarte bien y es caro. Pero está bueno, porque cuando te va bien en una temporada quiere decir que estás bien organizado. 

-¿Qué pensás del Abierto de 10 equipos?
-Para nosotros, que estamos queriendo llegar, se nos abrieron muchísimas puertas, porque hay más cupos para jugadores de 7 goles. Yo, mirándolo desde mi punto de vista, está bueno. No sé si está tan bueno para el equipo de punta, que salen a tener que jugar más partidos; en términos de caballos es más difícil porque hacen una temporada más larga. Siendo más accesible jugar el Abierto, empezás a pensar cuándo te traes una yegua realmente buena para acá; si no, tenés que hacer un esfuerzo, endeudarte hasta las pestañas y organizarte bien en los dos lugares porque tenés una posibilidad más grande de jugar el Abierto. O al menos de estar prendido por una final de la Cámara para jugar un repechaje. 

Y con respecto a su participación como suplente en La Esquina Los Machitos en Palermo, afirmó: "Me llamó Mariano cuando terminó Tortugas, un día que Ale (Agote) no pudo ser suplente, a ver si quería ser yo, y la verdad es que me sorprendió un poco. Lo encaré feliz, y después me dijeron para que siguiera. La verdad es que está buenísimo, no hago mucho, pero lo vivís desde adentro, que es muy lindo”.

-¿Cómo lo ves a tu padre, Martín, como árbitro?
-La verdad es que el tema, siendo yo jugador, es un poco incómodo. Estuve en contra de que lo fuera, pero cada vez que escucho gente hablando de él, habla bien. Obviamente que habrá gente que no le gusta, como pasa en todos lados. Estoy orgulloso de que sea uno de los que la mayoría de la gente habla bien. Pero trato de meterme lo menos posible porque es una situación difícil. Trato de con él casi no hablar de los arbitrajes porque es una discusión confirmada. Lo que me cambio a mí, con respecto a los arbitrajes, es haber tenido un hijo y tratar de darle un ejemplo, porque era bastante calentón.

-¿Qué objetivos te planteás para los próximos años?
-Apunto a poder jugar la Triple Corona; se que no es fácil, creo que es algo que te lleva tiempo y esfuerzo, pero las esperanzas no se pierden. Mi sueño sería poder jugarla con mi tío, que es un poco mi referente, un tipo al que siempre seguí. Jugar con él, con Lucas Monteverde. Y después, para Tommy (Rinderknecht) no creo que sea un objetivo jugar el alto de Inglaterra, porque él tiene su organización y su lugar en Francia. Pero para mí sí, porque más que nada es un paso más que te acerca a medirte con los mejores jugadores y mejores organizaciones. Y es donde también te das cuenta qué tan lejos estás de jugar la Triple Corona, o si tenés el nivel o no.