BUSCAR NOTICIAS POR
Pablo Mora Figueroa, nuevo Presidente del Santa María Polo Club
Pablo Mora Figueroa, nuevo Presidente del Santa María Polo ClubPablo Mora Figueroa, nuevo Presidente del Santa María Polo Club

Pablo Mora Figueroa, nuevo Presidente del Santa María Polo Club

"Hay un ambiente de cambio en el polo y por suerte están involucrados patrones, jugadores y los clubes”

Agosto 23, 2017
Agosto 23, 2017
A prinicipios del mes de agosto se confirmó que Pablo Mora Figueroa se convertía en el nuevo presidente del Santa María Polo Club, cargo en el que sustituyó a su hermano Ramón. En diálogo con Pololine, el también jugador, repasa sus objetivos, visión del club y los cambios más importantes que ha atravesado el polo, además del camino que deberá recorrer a partir de aquí.

Reemplazar a su hermano Ramón como presidente del Santa María Polo Club: "La principal razón del cambio es que Ramón está involucrado en la gestión, y para mí el polo sigue siendo una pasión, estoy totalmente al día de lo que pasa, era mi hobby, y hoy además de mi hobby va a ser mi trabajo también. Lo hago con la ambición de seguir ayudando al polo y de aportar el granito de arena que Santa María Polo Club pueda aportar, y es más fácil que lo haga yo, que sigo involucrado, a que lo haga Ramón, que está un poco más out del tema”.

La innovación y el aspecto económico del polo: "Hemos sido siempre muy agresivos a la hora de la organización, y por el afán de superación y de excelencia que tiene siempre mi hermano a lo mejor hemos sido siempre agresivos en la idea de hacer cosas. Y con la dificultad, el entorno y el momento difícil del mundo, es muy difícil hacerlo rentable. Nosotros queremos seguir ayudando al polo en todo lo que podamos, pero no queremos seguir poniendo tanto esfuerzo económico y empresarial en levantar algo cuando realmente no salen los números. Fundamentalmente, lo que estamos buscando es ayudar al polo pero que salgan los números y que salga el negocio, porque no tiene sentido...no puedes aguantar ésto eternamente si no dan los números”.

Su visión sobre la actualidad del polo: "Lo veo complicadísimo, pero todas las instancias del polo (patrones, jugadores, clubes) están buscándole la vuelta a saber cómo hacerlo interesante para que salgan más jugadores, para atraer más equipos, más patrones, para que los grandes jugadores sigan motivados, consigan trabajo. Si me preguntás por dónde va a salir, te respondo que no sé. La propia AAP está haciendo cambios, buscándole la vuelta, algunos acertarán, otros no y tendrán que volver a cambiar; eso estamos haciendo todos. Si me preguntás si el polo en Sotogrande se va a ir a 26, a 22, a 20, a 18, no lo sé; va a depender un poco del mundo del polo. Lo que yo veo que tiene poco sentido es que sólo haya 5 equipos en el alto, porque no hay grandes patrones en el mundo, porque cada vez hay menos, y los que están en ese nivel de pegar el saltito arriba, no se atreven a pegarlo porque esas organizaciones son imbatibles y tienen jugadores imbatibles”. 

Los cambios en Sotogrande: "Hay que buscar opciones, no sé cuál es la solución; no sé si bajarlo para atraer a esos patrones que están para dar el salto y luego subir, no sé. Si me preguntás qué es lo que va a hacer el Santa María Polo Club, no lo sé. Lo que sí sé es que Tomás Fernández Llorente y Santiago Torreguitar, que son un poco los responsables, se quieren juntar con todos los managers de los equipos y buscarle la vuelta. Hay un ambiente de cambio en el mundo del polo, es algo que hace falta. Y por suerte están involucrados los patrones, los grandes jugadores y los clubes”. 

Cambios en Argentina y difusión del polo: "Hay que conseguir que el polo tenga más repercusión, que no sean sólo las 2 mil personas que entran aquí en un partido, sino que tenga más repercusión en medios, en prensa. Y no sólo de que vienen 4 personas famosas o que viene el rey a entregar la copa, que son cosas que atraen a otra prensa, pero luego no le dan tanta repercusión. Hay que buscarle el atractivo al polo para conseguir que las marcas quieran estar acá, poner dinero para patrocinar no sé si a un equipo, a un evento. Leía en Pololine la nota buscando los cambios en Argentina; y, por ahí, en Argentina eso es más fácil porque allí es un deporte muy conocido. Hacer un polo pensando en la televisión, las sustituciones, los 6 minutos por chukker; cambios que en Argentina tienen sentido para atraer los sponsors. Acá habrá que buscar algún tipo de evento que atraiga...que los medios conozcan que el mundo del polo es más allá que ricos que juegan al polo, sino que es un mundo atractivo para atraer a las marcas. Mi propia compañía de vinos y licores, que yo presido, ha sido sponsor del Santa Maria Polo Club, y sigue siéndolo. Lo que echamos de menos de verdad es que la repercusión sea mayor a que las 2 mil personas que vienen acá. Y eso es lo que tenemos que buscar”.

El rol de la Federación Española y su influencia: "La Federación es muy necesaria porque te marca las reglas. Al final, en España no somos tantos federados como para que tenga el peso que tiene en Argentina. Sí tiene que marcar las pautas, y desde los clubes lo que nos toca es apoyarla para que las marque y para que haya una reglamentación que todo el mundo conozca. Pero poco más puede hacer. Y la Federación Española ni tiene tanto dinero ni tiene tantos federados como para tenerlo. Marcar las pautas y establecer las normas básicas, que tienen que estar muy bien coordinadas con los lugares en donde se está jugando al polo en el mundo. No puedes tener normas que le sienten mal a los patrones, a los jugadores, al club. Normas con las que todo el mundo esté más o menos de acuerdo”.

El rol del Santa María Polo Club de cara a lo que viene: "Sabemos lo complicado que es organizar una temporada como ésta, con estas tremendas organizaciones y jugadores como éstos. Le ponemos todo el cariño y toda la intención de hacerlo lo más excepcionalmente posible: traemos los mejores árbitros, tratamos de tener las canchas lo mejor posible. Seguro nos equivocamos, pero la única manera de que tiremos el polo para adelante es que nos unamos, actitud positiva, sin actitudes radicales. Y eso es algo que echo de menos, porque siempre fue así, y no sé por qué deja de ser así. Me encantan las criticas constructivas y en plan positivo; las destructivas me cansan. Estamos todos queriendo cambiar, pero debemos hacer todos un esfuerzo un poquito mayor”.