BUSCAR NOTICIAS POR
Entrevista exclusiva: Hilario Ulloa
Entrevista exclusiva: Hilario UlloaEntrevista exclusiva: Hilario Ulloa

Entrevista exclusiva: Hilario Ulloa

"Tenia que volver muy bien montado"

Mayo 24, 2017
Mayo 24, 2017
La temporada de alto hándicap inglesa ha entrado oficialmente en juego el martes a partir del comienzo de la Queen’s Cup en el Guards Polo Club. Y entre todas las figuras que se encuentran disputando el prestigioso certamen, se encuentra la de Hilario Ulloa, quien ha regresado al polo alto británico luego de 3 temporadas de alto vuelo en Greenwich jugando para White Birch. En esta ocasión, integrará las filas de Murus Sanctus junto a Corinne Ricard, Facundo Sola y Min Podestá, una de las grandes promesas del polo. "Estoy muy contento de volver. Mi meta era volver a jugar las 2 copas; fue una experiencia increíble la de Greenwich. Pero también quería venir acá, competir con las mejores organizaciones, montarme a la par del resto. Competir con los mejores siempre es un lindo desafío”, destaca el de Lincoln.
 
Acerca de su última vez en Inglaterra: La última vez que jugué acá (2013) fue también con Facu (Sola), jugamos en Sumaya. Tuve opciones de volver antes, pero siempre eran propuestas de último momento o cosas no tan bien organizadas. Y ésto fue algo que se armó con más tiempo; yo sabía que para volver a Inglaterra y ser competitivo con 10 goles tenía que montarme muy bien, y eso no es de un día para el otro. Me dio tiempo para viajar caballos, para comprar, para montarme”.
 
-¿Qué te genera volver siendo 10 goles?
-Una cosa es ser segundo o tercero en un equipo, pero siendo un 10 goles, el cabeza del equipo, tenía que volver y bien montado, porque me toca competirle mano a mano a Cambiaso, a Facundo Pieres, que son los que tienen mi hándicap y son los mejores del mundo. Para competir contra ellos, si no estás a la par en caballos, no podés competir.
 
-¿Habías jugado antes con Corinne Ricard?
-Con Corinne no había jugado nunca. La conocí cuando jugué con Facundo en Sumaya, que nos venía a ver. Pero nunca había compartido equipo. Es un placer; siento que estoy en una organización de primer nivel. Organizamos el equipo un año antes, hicimos los planes que teníamos que hacer, nos banca a mí y a Facu en lo que sea para montarnos y organizarnos. Cada vez que tuve la chance de comprar una yegua buena, ella me ayudó a comprarla. Sentís que estás en uno de esos equipos en los que no tenés excusa. Si perdiste un partido, es que ese dia no jugaste bien o no tuviste un buen dia. Hicimos todo como para tener un equipo competitivo.
 
Independientemente de los dos grandes desafíos que se le presentan a Hilario para los próximos 2 meses en Inglaterra, claro que también su cabeza está puesta en la Triple Corona argentina, donde nuevamente jugará para Alegría, que repetirá la formación utilizada en 2016: "Por suerte, siempre con la gente que jugó con Alegría, tanto cuando fue con Polito como cuando fue con Magoo (Laprida), siempre lo hicimos con equipos muy divertidos. Pero siempre volvemos a lo mismo: siempre tuvimos buen equipo, competitivo, pero la gran diferencia la hacen los caballos. Hoy en jugadores podemos competir contra Ellerstina o contra La Dolfina, pero esas dos grandes organizaciones la diferencia la están haciendo con los caballos. Caballos de ese nivel no hay, varios se nos lesionaron también. Y el que tiene uno bueno para prestar, por ahí quiere verlo en La Dolfina o en Ellerstina, que son los que van a llegar a la final”, destaca el 10 goles.
 
Y agrega: "Al haber menos patones buenos, es difícil conseguir gente que esté al nivel económico para montarse bien. Hay jugadores que le ponen el súper esfuerzo, pero si no tenés lo económico para salir a comprar es difícil. Hoy somos pocos los que no tenemos excusa para montarnos. El resto, capaz tiene un año bueno, un año más o menos".
 
-Más allá de tu buen presente con Alegría, ¿te permitís plantear un objetivo posterior?
-De vez en cuando pienso lo de después de Alegría, pero mi meta siempre es ganar Palermo. Hoy estoy muy contento en Alegría, tenemos un equipazo y no pienso en otra cosa que en jugar con ellos. Pero me gustaría algún día hacer un equipo con jugadores y gente nueva que esté en el mismo canal de meterle ficha a los caballos y de montarse. Hoy hay muchísima gente que juega bien, que juega de igual a igual; incluso, ves que si uno se lesiona, el que lo reemplaza lo hace muy bien. Pero lo difícil es montarse. Entonces, lo que me gustaría después es juntarme con 3 que tengan la meta de ganar Palermo, de montarse, de comprar caballos; tal vez no ganes el 1° o el 2° año pero algún día sí. Y sólo se te va a dar si los 4 están en comprar, en llevarte una yegua buena de acá, en conseguir por algún lado. Es un sacrificio enorme económicamente para la familia, porque dejás de hacer cosas, de hacerte una casa más grande, por ejemplo. Si estás en duda con una yegua porque sale cara, comprala igual; estabas en la duda con una que si le errás..., pero es para ganar Palermo.

-¿Cómo es tu relación con Fred Mannix luego de tantos años de jugar juntos?
-A Fred lo considero un amigo, un compañero de equipo; es más, él te hace sentir de esa manera y nosotros nos sentimos de esa manera. En ningún momento exige algo porque sea el dueño del equipo, es uno más. Está dispuesto a hacer lo que tenga que hacer dentro de la cancha. En ese sentido, realmente sentís que somos un equipo con 4 personas que pensamos igual.
 
Por último, y más allá de que el polo en Argentina se haya tomado en parte un respiro hasta dentro de 3 meses, la semana que viene será trascendental ya que la Asociación Argentina de Polo elegirá sus nuevas autoridades. Al respecto, Hilario Ulloa destaca: "Obviamente que apoyo a Unión del Polo, pero creo que lo que hace falta hoy es un cambio en todos: jugadores, patrones, managers, un cambio de mentalidad de equipo. Y volver a hacer que el patrón se divierta, que la pase bien, que se entusiasme, no involucrarlo en la política, en los referis, que el sorteo, ésto, aquéllo. Hoy se puso todo tan profesional que metimos al patron en una situación en la que tiene que ir al gimnasio, jugar, estar para la práctica de equipo, pendiente de la reunión, ponerse firme en la reunión; es mucho stress. Que cuando el patron llegue, lo disfrute, que sea un placer y que también exista perder. Si a él le gusta trabajar, que trabaje, pero si le gusta jugar, que reciba la pelota. Y lo otro que creo que hace falta, sin criticar a nadie, es una renovación en la mentalidad, en la forma de manejarlo, en crear cosas nuevas, en trabajar para desarrollar nuevos lugares, nuevos patrones, nuevos emprendimientos, fomentar el polo en otros países. Hace falta abrir un poco la mente y salir de lo tradicional.