BUSCAR NOTICIAS POR
  • Lord Louis Mountbatten

  • Lord Louis Mountbatten

  • Lord Louis Mountbatten

Lord Louis Mountbatten
Lord Louis MountbattenLord Louis Mountbatten

Lord Louis Mountbatten

El legado que un brillante oficial naval le dejó al polo

Enero 19, 2017
Enero 19, 2017
By Alejandra Ocampo

"El polo es un deporte maravilloso, que combina varias habilidades: en primer lugar, ser un muy buen jinete, y después el desafío de pegarle a la bocha, montado sobre un caballo que corre a alta velocidad. Pero la mayor satisfacción de este deporte es jugar en equipos con amigos (...) Nunca fui naturalmente bueno para el polo ni tampoco un buen jinete en mis comienzos, y tuve que esforzarme para ser bueno. Lo que me llevó a estudiar el juego. Veía filmaciones inglesas y americanas en cámara lenta, para analizar los golpes. Recuerdo también que solíamos elaborar tácticas con mi equipo en una mesa de billar. Como el polo es amateur, todo lo tenía que hacer yo mismo. Recuerdo una vez, conversando con un jugador internacional, le pedí consejos sobre como pegarle a la bocha. Me dijo: 'Mi querido Dickie, pégale rápido! Pégale como una serpiente!'" (Lord Louis Mountbatten, Su Exclencia el Muy Honorable Primer Conde de Mountbatten y Birmania, en el libro "The Life and Times of Lord Mountbatten", de John Terraine, publicado en 1968).

Su Excelencia el Muy Honorable Lord Louis Mountbatten, Primer Conde de Mountbatten y Birmania y último Virrey de la India, no sólo fue un destacado oficial naval, héroe de guerra y diplomático, sino también un apasionado del polo, un jugador que llegó a los 5 goles de hándicap; dejó un invaluable legado al polo que aún sigue vigente, y también fue mentor del polo y de la vida de dos de los más importantes miembros de la familia real británica: su sobrino, el Príncipe Philip, Duque de Edimburgo y consorte de la Reina Elizabeth II, y del hijo de ambos y sobrino bisnieto, Charles, Príncipe de Gales.

UN BRILLANTE OFICIAL NAVAL, HÉROE DE GUERRA, Y SU PASIÓN POR EL POLO

Nacido el 25 de junio de 1900, en Forgmore House, Windsor, como Su Alteza Serenísima Príncipe Louis Francis Albert Victor Nicholas George de Battenberg, fue hijo del Príncipe Louis de Battenberg, Primer Marqués de Milford Haven y de la Princesa Victoria de Hesse y Rhine. Por el lado de su madre, era nieto de la Princesa Alice, segunda hija de la Reina Victoria, lo que lo convierte en bisnieto de la histórica monarca. Tuvo tres hermanos: Alice de Battenberg, Louise (más tarde Reina de Suecia) y George, segundo Marqués de Milford Haven.

En 1917, a causa de las tensiones con Alemania debido a la Primera Guerra Mundial, el Rey George V resolvió cambiar el apellido de la Casa Real, de Saxe Coburg Gotha, introducido este por el matrimonio de la Reina Victoria con el Príncipe alemán, Albert, a Windsor. A su vez, el Rey solicitó la modificación de todos aquellos miembros de la familia que tuvieran apellidos alemanes. Así, el Battenberg original fue "traducido" al inglés como Mountbatten. Louis, entonces, recibió el tratamiento de Lord Louis Mountbatten, aunque en familia lo llamaban Dickie.
Louis recibió educación en su casa hasta los 10 años. Al cumplir los 13, ingresó al Royal Naval College, en Dartmouth, y más adelante sirvió en la Primera Guerra Mundial. En tiempo de entreguerras, profundizó su carrera naval, especializándose en comunicaciones.

En 1922 se casó con la Honorable Edwina Ashley, en la St. Margaret's Church, en Londres, en lo que fue el gran evento social y aristocrático de ese año. Pero un año antes de su boda, en 1921, Louis acompañó a su primo, David, Príncipe de Gales, a la India. Allí, alentado por su primo, descubrió el polo, deporte que lo iba a cautivar de por vida y al que se iba a dedicar a difundir. Clare, Marquesa de Milford Haven, jugadora de polo, casada con, George, Marqués de Milford Haven, sobrino nieto de Lord Louis, recordó en una entrevista, hace unos años, el primer encuentro de polo que el destacado oficial naval jugó en la India. "No era un jinete natural en su juventud, pero el futuro Lord Mountbatten definitivamente se enamoró del polo (...). En diciembre de 1921 escribió muy entusiasmado en su diario: 'Fue una de las mejores mañanas que pasé en mi vida (...) jugué mi primer partido de polo. Jugué dos chukkers, el octavo y el undécimo. Creo que el promedio de hándicap de los jugadores en la India era de alrededor de 5, pero sin dudas fue de lo mejor que había en la India' (...)". 

En la India, Louis jugaba partidos en el equipo del Mahrajá enfrentando al de su primo. Ese primer encuentro con el polo, fue el principio de una pasión que permanecería intacta durante toda su vida. Recuerda Clare Milford Haven que Lord Louis le escribió a su madre: "Por primera vez en mi vida, estoy muy entusiasmado con un deporte. ¡Pronto estaré jugando al polo más que otra cosa!".
Luego de su casamiento, Lord Mountbatten y Lady Edwina se instalaron en Aldstean, en West Sussex, muy cerca de Cowdray Park Polo Club, epicentro del polo en Inglaterra durante aquellos días. Ya por ese entonces, Lord Louis Mountbatten tenía su equipo de polo, Aldstean, con el que competía en diversos torneos en el club fundado en 1910. Su equipo de la Marina era el Bluejackets, con el que se destacó en torneos en Hurlingham, Ranelagh y Roehampton, entre 1930 y 1931.

En lo que respecta a su carrera naval y de servicio público, en 1937 fue ascendido a Capitán, y posteriormente sirvió en la Segunda Guerra Mundial al comando del HMS Kelly, que fue torpedeado en 1943 durante la batalla de Creta. Por encargo del Primer Ministro, Sir Winston Churchill, se convirtió en el primer jefe planificador de la Operación Overlord, aquella que culminaría con el D-Day, el Desembarco Aliado en Normandía, el 6 de junio de 1944. También en 1943, se le confió el mando supremo aliado en el Sudeste Asiático, con grado de Almirante, y expulsó a los japoneses de Birmania y Singapur. Tras la guerra, fue nombrado Conde de Mountbatten y Birmania, y se convirtió en el último Virrey de la India, cargo que mantuvo hasta 1948, cuando el país logró su independencia. 

Mountbatten volvió entonces a su carrera naval, y al polo, al que nunca había abandonado más allá de sus obligaciones al servicio de su país.

MALTA, EL PARAISO DEL POLO PARA LOS OFICIALES INGLESES, Y LA INFLUENCIA DE LORD MOUNTBATTEN

Como muchos miembros de la realeza y oficiales británicos, Lord Mountbatten hizo de Malta su lugar especial. Este pequeño país insular, ubicado al Sur del Mediterráneo, era la escala obligada de los oficiales ingleses que retornaban de sus misiones en la India. Malta ocupa un lugar relevante en la historia del polo, ya que desde allí, en 1865, esos militares ingleses trajeron a Occidente el polo que habían descubierto en la India.
La pasión de Lord Louis Mountbatten no se limitaba a subirse al caballo y jugar. Su deseo de aprender y mejorar, como él mismo ha dicho, lo llevó a analizar detenidamente el juego... y hasta los tacos. En 1931 diseñó y patentó un taco especial que en su momento fue muy popular, y que fue desarrollado con el fin de darle más alcance y longitud al pegarle a la bocha.

Ese mismo año, y bajo el pseudónimo de "Marco", publicó su famoso libro, "An Introduction To Polo", cuyo copyright le pertenecía a Royal Naval Association, presidida por Mountbatten. El libro se convirtió en un bestseller, y hasta el día de hoy, es considerado como una guía esencial, tan valiosa para los jugadores de hace 70 años como a los de la actualidad. Traducido a varios idiomas, es considerado aún hoy el libro de polo por excelencia. 

Tanto para la familia real británica como para Lord Mountbatten, Malta es y ha sido un lugar muy especial: hacia 1870, su padre, Louis, jugaba al polo allí mientras prestaba servicios como oficial de marina. Además, dos importantes copas del Malta Polo Club son atribuidas a Lord Mountbatten: la Prince Louis Cup, en memoria de su padre y la codiciada Cawnpore Cup, cuyo origen se remonta a la India, en 1901, y que Mountbatten insistió en llevar a Malta luego de la guerra. Malta recuerda con mucho afecto a Lord Mountbatten; era generoso con los jugadores de ese país y si veía que tenían condiciones, les daba clases de forma personal. Todos los petiseros lo conocían y sabían de su generosidad y gratitud para con ellos, a quienes visitaba en los establos. Siempre estaba predispuesto a dar un consejo y alentar a todos para jugar al polo.

Dice Lord Mountbatten sobre el polo en Malta, en "The Life and Times of Lord Mountbatten": "El polo fue muy importante para mí en Malta, en particular como capitán de mi equipo, los Bluejackets (...) Tengo muchos y hermosos recuerdos de la cancha Marsa". Aclaremos que Marsa es la cancha principal del Malta Polo Club.
La tradción del polo en Malta entre los miembros de la familia real británica la inició el rey George V, la continuaron sus hijos, y prosiguió con otros miembros de la realeza. Así que, como no podía ser de otra forma, siguiendo esa tradición, fue en Malta, a fines de los años 40, donde Lord Louis Mountbatten introdujo en el polo a su sobrino predilecto, Philip, el hijo de su hermana Alice.

Philip, que nació en 1921 en Corfu, Grecia, fue enviado a Inglaterra en 1928, donde quedó a cargo de su tío. Philip completó sus estudios en Inglaterra, Alemania y Escocia y luego de su graduación se enroló en el Royal Naval College, en Darmouth, el mismo donde se había enrolado su tío y protector, en 1913. Philip se graduó en 1940 como el mejor de su promoción, siendo uno de los oficiales más jóvenes de la Royal Navy. Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, retornó a Inglaterra, donde lo esperaba su prometida, la joven Princesa Elizabeth, hija de los reyes, George VI y Elizabeth, con quien se casó en 1947.

Alentado por el entusiasmo y los consejos de su t́o, Philip se convirtió en un destacado polista y referente de su equipo, Windsor Park, en los años 60; como su tío, alcanzó los 5 goles de handicap, y también hizo buena parte de su carrera, naval y en el polo, en Malta. La propia Elizabeth, siendo Princesa y posteriormente, Reina, asistió a muchos de aquellos encuentros en el Malta Polo Club para ver jugar a tío y sobrino.

Durante los años 60, Lord Mountbatten le contagió su entusiasmo a su sobrino nieto y ahijado, Charles, tal como lo había hecho con el padre de éste. Charles adoraba a su tío abuelo, y lo consideraba un gran referente y gran influencia en su vida y su educación. Entre ellos se llamaban "abuelo honorario" y "nieto honorario". El propio Príncipe de Gales se refirió a la tradición del polo en la familia real de Inglaterra y la influencia de Lord Mountbatten en su vida, cuando escribió el prólogo del libro "Profiles in Polo", compilado por el prestigioso historiador, Horace Laffaye: "Mi familia ha estado relacionada con el polo (...). Mi tío bisabuelo el Duque de Connaught, mi bisabuelo, el Rey George V y su hermano, el Duque de Clarence (...). Mi abuelo, el Rey George VI y sus tres hermanos, todos ellos jugaban al polo (...). Y más adelante mi tío abuelo, Lord Mountbatten, quien puso especial interés en mi progreso en el juego".

Lord Mountbatten abandonó la práctica activa del polo en los años 50, pero su entusiasmo jamás decayó. Iba a los partidos y era un visitante asiduo del Royal Box de Guards Polo Club. Fue patrón de New Forest Polo Club, al que le donó la Bluejackets Cup, que hoy es el trofeo principal del club. Sus últimas presencias en las canchas fueron en 1979: entregó la copa a los ganadores del British Open en Cowdray Park, y luego, en Tidworth, a su sobrino nieto, quien había ganado la Rundle Cup con el equipo de la Royal Navy.

El 24 de agosto de ese año, y mientras estaba de vacaciones, pescando en la Bahía de Mullaghmore, en Irlanda, a bordo de su barco Shadow V, un miembro del Ejército Revolucionario Irlandés (IRA por sus siglas en inglés), Thomas McMahon, se introdujo en el mismo en la noche anterior para instalar una bomba de 23 kilos, que hizo detonar por control remoto y que destruyó el barco por completo. Lord Mountbatten, entonces de 79 años, fue rescatado herido, aunque con vida, por unos pescadores, pero falleció unos momentos después, al llegar a la costa. El atentado también le costó la vida a su nieto de 14 años y otros acompañantes. Lord Mountbatten tuvo un funeral de estado con todos los honores en la Abadía de Westminster, y posteriormente, fue sepultado en la Abadía de Romsey.

El legado que Lord Louis Mountbatten le dejó al polo es invaluable. A la par de su carrera como servidor público de su país, se dedicó con pasión arrolladora a un deporte que lo atrapó desde que lo descubrió en la India, allá por 1921. Hoy es honrado en el club que fundó su sobrino en 1955, Guards Polo Club, con la Mountbatten Cup; su legado continúa también con su sobrino nieto, George, Marqués de Milford Haven y su esposa, Claire. Y, por supuesto, en sus dos célebres sobrinos bisnietos: William, Duque de Cambridge y el Principe Harry.