BUSCAR NOTICIAS POR
  • Los Consejos del Prof. Eduardo Amaya

  • Los Consejos del Prof. Eduardo Amaya

  • Los Consejos del Prof. Eduardo Amaya

Los Consejos del Prof. Eduardo Amaya
Los Consejos del Prof. Eduardo AmayaLos Consejos del Prof. Eduardo Amaya

Los Consejos del Prof. Eduardo Amaya

La Unión del pase en el polo

Marzo 30, 2017
Marzo 30, 2017
Ante todo quiero recalcar que el rápido traslado de la bocha es una de las características  sobresalientes del buen polo. Pero, a su vez, existen situaciones en donde se deberá realizar una pausa, teniendo en cuenta el aspecto caleidoscópico del juego. Por ejemplo: el toque corto de un jugador, esperando que su compañero tome una posición de ventaja.

Por otro lado, si tenemos en cuenta este concepto, el jugador que toca la bocha (golpes cortos), mirándola, y sin levantar la vista, piensa mal, pierde la noción de la ubicación de los otros jugadores y, al desprenderse de la bocha, muchas veces la termina entregando a los contrarios tanto en ataque como en defensa.

El jugador que toca la bocha con la vista levantada es el más peligroso, ya que piensa y sabe la exacta posición de los restantes jugadores en la cancha.
 Por lo tanto, el que mira y luego impacta la bocha encuentra el tiempo, se "fabrica" ese momento y, al hacerlo, se permite pensar adecuadamente.

Entonces, habrá dos jugadores que intervendrán en un pase:
Por un lado, el ejecutor; por el otro, el receptor.
De esta manera, el ejecutor, teniendo la posesión de la bocha, inicia la jugada.
Por su parte, el receptor deberá reconocer tres posibles situaciones:
a) Si el ejecutor tiene una situación de pegada fácil, el receptor, liberándose de la marca (anticipando), recibirá el pase para continuar la jugada.
b) Si el ejecutor está marcado pero domina la situación, el receptor se mantendrá expectante hasta que parta el pase.
c) Si el ejecutor está en una situación muy comprometida, y existe la posibilidad de que pierda la bocha, el receptor desistirá del pase e irá en su ayuda.

Cuando el receptor recibe el pase, deberá reconocer tres  posibles situaciones:
a) Nadie marca al receptor, teniendo éste suficiente tiempo para pensar la próxima jugada a realizar. Podrá levantar la vista para saber la ubicación de los restantes seis (6) jugadores, hacer un pre- scaning (rápido chequeo) y decidir qué hacer.
b) Que un contrario apure al receptor del pase. En cuyo caso, deberá decidir rápida y oportunamente cómo continuar la jugada.
c) Que un contrario espere al receptor por delante, debiendo, en estos casos, decidirse rápidamente a continuar la jugada o bien arrastrar la marca y dejar la bocha a un compañero. Recordar: No demorar, anticipar y sorprender. Ésto, bien realizado, conduce al gol; y muchos goles, a la victoria.

Eduardo Amaya (colaboración  Francisco Vierheller)